VISIONES PELIGROSAS: ROMPECABEZAS DIALÉCTICO EN 4 PIEZAS (Descarga de Zine).

El caos ha llegado. El tiempo cómodo de lo cotidiano, ha de ser destruido por un eco que desemboqué en una resonancia, ejecutada por la orquesta más feroz y atonal. Tintinean a lo lejos las melancólicas estridencias de un posible futuro quetermine de una vez por todas, esta distopía que se llama CAPITALISMO. Somos aquella resonancia, nos llaman AGENTES MELANCÓLICOS DEL CAOS, solemos evidenciar la catástrofe que cierne sobre nuestros posibles mundos /dimensiones/ tiempos. Surcamos la vorágine informática para lanzar rayos de letanías apocalípticas. Las letras eléctricas, son para nosotros una pistola de protones que puede generar una ruptura espacio/temporal sobre esta narrativa cotidiana llamada ESCLAVITUD ASALARIADA, que se presenta ante nuestros ojos como “la única verdad”.

En esta “verdad”, que desde luego, no es única ni última, hay poseedores, desposeídos y poseídos. Nosotros somos poseídos, poseídos por el VERBO ENDEMONIADO DE LA CRITICA DE TODO LO EXISTENTE. En el trance, nuestras VISIONES SE HACEN PELIGROSAS. Dichas visiones, nos hacen VIDENTES, pero también nos multiplican en:  mutantes, cyborgs, ginecoides, androides andróginos, transexuales eléctricos, femeninas coterráneas, venucinas esquizoides, neuróticos marcianos, proletarios mecanizados. Somos todo eso pero no estamos contentos de ello, por el contrario, queremos gritar: ¡Fuera abajo! y demoler. Tirar esa realidad de apariencias, de dimensiones transtornadas, de tiempo de híbridos, de cuerpos experimentados y expuestos, de espacios colonizados y mercancías eléctricas que sueñan con tarjetas de crédito.

¡QUEREMOS HABITAR LA VIDA, PERO NO EN LA FALSEDAD DEL CAPITALISMO!

Da Click en la imagen para la descarga del zine.

autoconstrucción (1)

 

 

Anuncios

Instrucciones de uso: ¿Qué son las VISIONES PELIGROSAS?

Instrucciones de uso:

Más de un vidente ha existido en la Historia, más de un peligro asecha “nuestra” realidad. Las visiones peligrosas, se han multiplicado por miles después de que Arthur Rimbaud, uno de los videntes más peligrosos, decidiera convertir su vida en poesía sin prosa. Fue en el año 1871, cuando París se pintaba de un tono social escarlata, justo a media Comuna, desde donde recibiríamos la señal de ¡AVANCE EL PELIGRO! Donde además, se demostró de lo que la imaginación es capaz de hacer a los hombres de negocios, eternos instructores del sano entendimiento, promotores de la vida disecada. El infante terrible, nos propuso su método en carta fechada con el 13 de mayo de aquel año, dirigida a George Izambard, su poeta profesor:

“Por el momento, lo que hago es encrapularme todo lo posible. ¿Por qué? Quiero ser poeta, y me esfuerzo en volverme Vidente: yo apenas sabría explicárselo y, aunque supiese, usted no comprendería nada en absoluto. Se trata de alcanzar lo desconocido por medio del desarreglo de todos los sentidos. […] Nos equivocamos al decir Yo pienso; deberíamos decir: Alguien me piensa. Perdón por el juego de palabras.

YO es otro. Tanto peor para la madera que descubre el violín. ¡Y al carajo los inconscientes que pedantean a cerca de lo que ignoran por completo!

Usted, para mí, no es Docente. Le regalo esto: ¿es sátira, como usted diría? ¿Es poesía? Es y será siempre fantasía. Pero, se lo ruego, no subraye nada, ni con el lápiz ni con el pensamiento.”*

El corazón atormentado, será el obsequio a Izambard. El método, pasar del arreglo costumbrista de una vida administrada, al desarreglo de (y en) la vida cotidiana que parece estar oculta. Vidente y en momentos, Visionario. Pues el Vidente, es aquel que devela lo oculto, lo que hay detrás, el que quiere adivinar el futuro a través de sus visiones, siempre sufridas –siempre vividas. El Visionario, a veces, sólo exalta su fantasía razonada y con suerte, ésta se cumple. En uno, hay pasión; en el otro, hay razón. En ocasiones, emergen como un matrimonio esquizoide, gracias a su amor compartido por la visiones, siempre y cuando impliquen el peligro, porque cuando hay peligro, la razón opera de forma distinta. ¿Peligro para quién? Esa es la pregunta de la que todos sabemos la respuesta: no la digas, sólo asédiala con el pensamiento. Sigue leyendo, conecta las piezas, después, concédete el placer de ser un agente melancólico del caos, ahora eres un vidente y un visionario, sólo busca una visión que sea peligrosa.

Si hay videntes, si hay visionarios, es porque hay VISIONES PELIGROSAS.

En otro momento de la historia…

En 1967, mientras los Estados Unidos se encuentran en guerra invasiva con Vietnam y firman un acuerdo -“extraterrestre”- con el Reino Unido y la URSS, conocido como Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre, se expande en su interior, el irrefrenable sendero de peligro, encabezado por el Black Power y el Partido Pantera Negra. Las protestas en contra de “la Guerra” y el reclamo de una revolución sexual, ganan terreno. En Francia, entidades como la Internacional Situacionista, aclimatan el terreno para el año que se viene con un texto alimentado de tantas visiones, que no se podrá llamar de otra forma que La sociedad del espectáculo. El mundo, se transforma en un espectáculo de conclusiones inciertas, transmitido de antena a antena. La ciencia ficción, también se encuentra en un rumbo incierto. La Edad de oro que le ayudó a pasar del cuento a la novela, de las pulpas de madera** a ediciones de mejor calidad, obligando a las librerías a incluir una sección compartida junto con sus hermanas Terror y Fantasía, va perdiendo su brillo. Como todas las edades, el tiempo la hace desvanecer. Emerge algo nuevo, una cosa: LA NUEVA COSA DE LA CIENCIA FICCIÓN, que se caracterizará por la exploración narrativa que invita a un viaje distinto del propuesto por los viajes espaciales, como nos expone J G Ballard, cansado de viajar al espacio: “es necesario viajar hacia adentro”, al interior del inconsciente humano, a las fantasías oscuras encubiertas de la razón. Los impulsores de la Nueva Cosa, se dedicaron a practicar “autopsias de la vida cotidiana” y no porque creyeran que la realidad está muerta, sino porque les resulta un método de evaluación interesante: sexo, drogas, música, violencia, urbanismo, enfermedades físicas, psicológicas y sociales; serán los temas a tratar en las revistas inglesas y contraculturales New Worlds y Ambit impulsadas por el maniático Moorcock. Personajes con los apellidos Aldiss, Brunner, Platt, Zoline y el mencionado Ballard, serán los que protagonizarán dicha tendencia en Europa.

Harlan Ellison, sí, el que también fuera pandillero, será uno de los más fervientes promotores en EEUU, de aquella COSA. Ese irreverente escritor de ciencia ficción, publica por fin, en ese año tan señalado, su prodigioso proyecto; una recopilación de cuentos que se agruparon bajo el nombre Dangerous Visions, narraciones que sacudieron con fuerza– y hoy todavía lo hacen-, a la tradición mimada de la ciencia ficción, proponiendo “32 augures”. En un momento donde todo mundo siente la necesidad de plantear la Revolución en singular o plural, Ellison también lo hace. Es por eso que nos dice en el segundo prólogo de la recopilación: “Esto que tienen ustedes en sus manos es más que un libro. Si tenemos suerte, será una revolución”.

De aquí el nombre de nuestra revista: Visiones Peligrosas. Y es que consideramos tan precisa la expresión, para algo que busca hacer un eco en el campo de batalla que es la vida cotidiana y que se extiende hasta la imaginación. Pues como lo dijo alguna vez Fredric Jameson: “nuestra imaginación,  es rehén,  de nuestro modo de producción”.

Queremos agradecer a los que con su aliento nos impulsaron y a los que con sus zancadillas nos hicieron esforzarnos más de lo acostumbrado. Especialmente, felicitamos a todos los que con sus contribuciones, hicieron parte del contenido. Los que hicieron oídos sordos de nuestra convocatoria y los que nos dejaron esperando sus aportaciones, esperamos no se arrepientan demasiado y se convenzan algún día de participar. A los que nos criticarán por no cumplir sus expectativas estéticas e ideológicas y que ni siquiera se tomarán el tiempo de abrir la revista, también gracias. Por supuesto, nos encontramos en  deuda con quienes se esforzaron de más y se ofrecieron sin ningún interés mercenario a apoyarnos con la realización del presente número. Y sin duda, quedamos completamente a merced de todos nuestros lectores, de quienes esperamos sugerencias, rechazo, apoyo, difusión, escarnios, contactarnos o lo que sea que les suscite, ésta y nuestras próximas publicaciones.

Sirva entonces, de vehículo desbocado más que de homenaje, esta revista que pondremos sobre sus ojos. Esperamos que esto que tienen ustedes en sus manos sea más que una revista. Si tenemos suerte, será la continuación de una Revolución.

*Extracto tomado de Iluminaciones ; cartas del vidente, Arthur Rimbaud, Editorial Hiperión.

**Las PULPAS DE MADERA, son un tipo de publicaciones delgadas, con contenidos que van desde la fantasía al terror, pasando por la CF, que se popularizaron durante la primera mitad del siglo XX, caracterizadas por ser impresiones hechas en pulpa de celulosa de madera, la cual, debido a su baja calidad hacía posible, que su coste tanto de producción como de venta, fueran, relativamente, económicos; en el idioma inglés, se les conoce como PULPS.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑